Arcabuz

Foto: Juan Lorenzo Barragán. 1988

Hugo Idrovo y Héctor Napolitano

ARCABUZ quiere ser un reconocimiento al gran aporte del pueblo negro a nuestro proceso creativo. No se trata de llenarse de trucos ni buscar interpretaciones históricas. Más bien intenta trazar, simplemente, la saga y el gozo: relatos de seres humanos que se repiten a través de nosotros.

Al pueblo esmeraldeño y todos los negros del mundo.

Julio, 1988

 

 

Diseño de portada del LP ARCABUZ: Paula Barragán.

 

1. ARCABUZ

Clic aquí para escuchar la canción

Para descargar la canción haz clic con el botón derecho del mouse sobre “Clic aquí para escuchar la canción”.  Del listado de opciones que te saldrá escoge “Guardar destino como…” ó “Guardar enlace como…”

Letra

La Gran Cacería

Dominus Bobiscum

¡Agarren esos negros!

¡Oh, gran tatarabuelo! Sangre de mi sangre.

Destino de mi suerte, memoria de elefante.

¿Qué se hicieron tus colmillos que la noche desgarraban?

¿Y los manteles de sesos en el bosque enrojecido?

¡Oh, furioso hechicero! Cazador de cazadores.

Testigo de mi muerte, prodigio de cizaña.

¿Dónde fueron esos dioses que en la selva conjurabas?

¿Y los bajeles con huesos en el mar embravecido?

Crónica Separable *

El año del señor de mil quinientos cincuentaitrés,

por el mes de octubre partió del puerto de Panamá

un barco que llevaba negros y mercadería.

Salieron veintitrés esclavos.

A proa los sures y abajo de isla Gorgona,

puesta frontera en el río de San Juan.

Y porfiando el descarriado barco contra mares y vientos

se entretuvo muchos días sin poder seguir su viaje.

Pero a treinta noches de navegación prolija

dobló el cabo de San Francisco

y en una ensenada que llamaron El Portete

tomaron tierra y saltaron para descansar.

Y he aquí que mientras se dan abasto un temporal se levanta.

Crujen los arrecifes y el maderamen se revienta

Y al fondo del mar se fueron marineros y cálices de oro,

mercaderes y cofres con plata.

Pero

libres, monte adentro huyeron de la servidumbre

diecisiete negros y seis negras.

El Baile en el Río

Vente negra, baja de tu hamaca.

Vente negra, baja de tu hamaca

Que esta noche el lagarto no te va a morder el tobillo.

Bajaremos al llano e iremos pa’ la costa.

Que esta noche es el baile en el río.

Que esta noche es el baile en el río.

Vente negra, baja de tu hamaca.

Vente negra, baja de tu hamaca

y ponte tu pollera colorá.

Bajaremos al llano e iremos pa’ la costa.

Que esta noche el lagarto no te va a rasgar el vestido.

Que esta noche es el baile en el río.

Que esta noche es el baile en el río.

Los Mozos de la Manigua

Y mientras los niños crecían

los hombres fueron madurando.

-No hay mejor forma de morir que gozando-

A los mozos les decían.

A los mozos, qué ironía.

A los mozos que se irían.

Los mozos de la inmensa manigua

con la reyerta y la emboscada apuraron el paso.

Para lavar la sangre de Don Eloy

los mozos de Concha Torres, coronel,

en ese infierno amarillo apuraron el paso de su tiempo.

Pa’ que vayan y lo frenteen,

que se fijen que el tal miedo no es tan fiero.

Que la muerte misma es el instante supremo de la vida.

Pa’ que sepan diferenciar

el hedor a muerte de la misma muerte.

Nada fue mejor que entonces.

Tarde fue mejor que nunca.

Hubo solo un ideal: golpe a golpe conseguir la libertad.

Pero este es un cuento raro

porque en el acto final nos jodió y nos cayó el aciago militar.

Ellos hicieron su revolución

y se inventaron otra superstición

compartiendo sus cigarros, espantando los mosquitos,

ignorando el paludismo.

De El Guayabo a Guayaquil,

sin viche ni corviche pasaron por Manabí.

Se quedaron sus desvelos macerados con la espera

porque aprendieron esos negros que

el angustioso brinco

de la orden de degüello al machetazo decisivo

se convertía en una tardanza,

en otra tardanza.

Otra tardanza pa’ encontrar a esa antojada libertad.

 

 

Letra y Música © Hugo Idrovo .

Arreglos y Producción: Hugo Idrovo y Héctor Napolitano.

* Versión libre de crónica de Miguel Cabello Balboa.

 

Hugo Idrovo: Voz, guitarra española, guitarras acústicas de 6 y 12 cuerdas, percusión menor, coros.

Héctor Napolitano: Guitarra sintetizador, bajo eléctrico, contrabalde, tres, percusión menor, coros.

David Gilbert: Batería, timbaletas.

Alonso García-Miró: Cajón solista.

Hernán Martínez:  Percusión latina.

Felipe Salazar: Cajón, guasá, quijada.

Pablo Valarezo: Timbal sinfónico, platos.

Roberto Rojas: Trompeta, trombón.

Gloria Arcos: Voz.

Jaime Bonelli: Declamación.

 

Grabación: Octavo Arte. Quito, 1988.

Mezcla: César Corral, Hugo Idrovo y Héctor Napolitano. Octavo Arte, Quito, 1988.

Remastering: Oso Cabrera, ACOSTA Producciones. Quito, 2012.


 

2. VIEJA MARÍA

Clic aquí para escuchar la canción

Para descargar la canción haz clic con el botón derecho del mouse sobre “Clic aquí para escuchar la canción”.  Del listado de opciones que te saldrá escoge “Guardar destino como…” ó “Guardar enlace como…”

Letra

¿Qué bala incierta soy yo?

No me importa de dónde eres tú.

¿Acaso sabes bien a dónde vas?

Mujer oscura, tu voz nebulosa es

como una lavacara repleta de alcancías

corriendo y jugando con tus hijos.

 

Déjame correr.

Correr y jugar.

Jugar con ellos.

Déjeme jugar.

Gatear y caer.

Nacer con ellos.

 

Crecer en esta madrugada

lánguida, invernal.

De pronto volvemos a encontrarnos

y el viento nos devuelva sus palabras olvidadas

que apuramos en decir, Vieja María.

Porque

lo mismo un hombre bueno, lo mismo un hombre malo

nos entregará retazos de su tiempo.

Prisionero y húmedo.

Mudo en los cristales.

 

 

Letra y Música © Hugo Idrovo.

Arreglos y producción: Hugo Idrovo y Héctor Napolitano.

 

Hugo Idrovo: Voz, guitarra española, coros.

Héctor Napolitano: Guitarra sintetizador, bajo eléctrico, coros.

Esteban Molina: Piccolo, flauta traversa.

Carlos “Pantera” Pizarro: Percusión latina.

Roberto Rojas: Trompetas.

 

Grabación: Octavo Arte. Quito, 1988.

Mezcla: César Corral, Hugo Idrovo y Héctor Napolitano. Octavo Arte, Quito, 1988.

Re Mastering: Oso Cabrera, ACOSTA Producciones. Quito, 2012.